La industria y colectivo gamer se pronuncia luego de que Trump culpara nuevamente a los «espeluznantes videojuegos» como gatillador de actos violentos.

Los lamentable tiroteos de Texas y Ohio han puesto nuevamente a los videojuegos en el ojo de la tormenta y la clase política más conservadora encabezada por Donald Trump arremete contra la industria como generador de actos violentos.

Con el hashtag #VideogamesArenotToBlame la comunidad gamer y la industria se pronuncia. Una de estas voces fue la del portavoz de la ESA (Entertainment Software Association) en una entrevista expresó lo siguiente:

«Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de los videojuegos y miles de millones de personas juegan con ellos por todo el mundo. Sin embargo, otras sociedades donde los videojuegos son gozados con igual entusiasmo no han de lidiar con estos trágicos niveles de violencia que ocurren en Estados Unidos»

 

Y razón no falta tal como se puede apreciar en la siguiente tabla estadística que compartió Reggie Fils-Aimé:

 

 

 

La ex candidata presidencia Hillary Clinton no desaprovechó la coyuntura para declarar:

«Hay gente con problemas mentales y personas jugando a videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas»

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados