Ayer se supo que la PlayStation 5 saldría al mercado a fines de 2020. El propio CEO de Sony lo confirmó en una entrevista al medio Wired. También se adelantaron novedades como la retroalimentación háptica, una tecnología integrada al nuevo control de PS5. El uso del soporte de discos con capacidad de 100 GB, nueva interfaz de usuario, entre otros.

Si bien estos adelantos nos han dejado un buen sabor de boca, hay un apartado que también nos mantiene expectantes y que nos ofrece la esperanza de obtener, después de mucho tiempo, la esperada retrocompatibilidad.

Mark Cerny confirmó esta función en abril y, aunque no dio mayores detalles, se sabe que Sony está trabajando en ello. Según un artículo en la revista Famitsu la retrocompatibilidad sigue en proceso de desarrollo.

Todo apunta a que Sony desea que todo el catálogo de PS4 sea compatible con PS5, buscando un 100% de compatiblidad con el nuevo sistema. Por el momento de manera oficial, si bien en Sony Interactive Entertainment afirman que están trabajando en ello, concluyen de que «Están verificando y que esperen más información»

COMO FUNCIONARÍA LA RETROCOMPATIBILIDAD

Según Mark Cerny la retrocompatibilidad será posible porque la arquitectura de hardware entre ambas consolas guardan similitudes.

Primero se evalua el rendimiento de cada juego, ya que la mayor potencia no necesariamente significa una plena ejecución. Una vez identificados todos los datos se pasa a la optimización donde podría obtenerse mejoras aprovechando las mayores capacidades de la PlayStation 5.