Microsoft apostó por la retrocompatibilidad de juegos en su consola de sobremesa. Sin duda es un aspecto que los poseedores de una Xbox One puede disfrutar y presumir. Sin embargo los de Redmond quieren ir más allá en la próxima generación.

La nueva consola de Microsoft, momentaneamente llamada bajo el nombre de proyecto Scarlett también será compatible con los controles de la actual Xbox One.

La noticia fue confirmada en Twitter por Parry, un creador de contenido y luego secundado por el jefe de producción y marketing de accesorios de Xbox para Microsoft, James Shields.

Si bien esta medida es muy favorable tanto para el usuario como para la misma comercialización de la nueva consola, solo tendría un inconveniente. Como hablamos de una nueva generación es posible que el nuevo mando incluya alguna nueva función que no estaría presente en mandos anteriores.

De todas formas es una noticia importante para los seguidores de la marca, pues según el caso significa un beneficio a favor de la economía de muchos usuarios.

Xbox Scarlett y PlayStation 5 superarían los teraflops de Stadia